miércoles, 7 de febrero de 2018

MOMENTOS MEMORABLES EN ISLANDIA



MOMENTOS MEMORABLES EN ISLANDIA


Momentos interesantes ha habido muchos: el baño termal casi diario, las clases, las comidas en la sala de profes, las charlas con los compañeros y los alumnos...
Pero para nunca olvidar, me quedo con:
  1.  La cena con Helmut y Jóhanna en su casa de verano, de la que ya os hablé en: En busca de las Auroras boreales


2.- La cena con Sigrún: una mañana conociéndonos, una amistad perenne. Con Daniel, su pareja, cenando en su casa un fantástico salmón islandés.




3. Otro momento fantástico lo pasé con Ulfar, compañero del instituto y dueño de la habitación de Airbnb donde me quedé.

Juntos fuimos a comer al puerto de Reykjavik, al Messin Seafood Restaurant, un buffet de pescados excelente.




4.- Otra excursión, esta vez a la costa sur y a la Laguna Glaciar, me permitió conocer lugares tan increíbles como estos:
  • Sveitarfélagið hornafjörður Glacier


  • Morrena glaciar




  •  Imágenes a lo largo del camino.




    • Caballo típico islandés:



    • Glaciar


    • Jökulsárlón es el mayor y más conocido lago glaciar de Islandia. Una de sus características más llamativas es que se encuentra lleno de icebergs, que se desprenden de la lengua del glaciar Breiðamerkurjökull. Esto hace de Jökulsárlón probablemente el lugar del mundo en el que es más sencillo para acceder a un iceberg. Desde su orilla es habitual poder avistar focas y aves marinas









    Los icebergs acaban convertidos en hermosos diamantes sobre playas de arena volcánica.








    Todos esos puntos negros, son focas.




    La excursión fue muy larga, y la vuelta tremendamente peligrosa. Cerraron varias carreteras de acceso a la capital debido a un fuerte temporal de nieve y viento . Llegamos con más de tres horas de retraso.
    Por el camino volaron los limpiaparabrisas, las claraboyas del techo y  el capó se abrió varias veces. El autobús derrapó en múltiples ocasiones en las carreteras heladas y oscuras, y , no sé si debido a mi tremenda imaginación, temí por mi vida.
    Pero, la aventura tuvo final feliz y mereció muchísimo la pena.

    6.- Mis excursiones anteriores: al Golden Circle , y a la   península de Snaefellsnes


    7.- La última noche, Helmut me invitó a cenar con amigos de su club de jogging. Celebraban el Þorrablótuna cena tradicional islandesa de final de invierno, con los platos que quedaban tras la larga y fría estación: alimentos desecados, ahumados, podridos o macerados. 
    Esta fiesta islandesa que coincide con los meses de enero y febrero, se come el Þorramatur, una comida muy típica que consiste en una recopilación de platos tradicionales. Algunos de ellos son  el hrútspungur, una especie de pastel de testículos de carnero macerados, el Svið, cabeza de cordero cocida, el Harðfiskur, pescado seco, Súrmatur, un plato de carne, Rófustappa, puré de nabo, Lifrarpylsa, embutido de hígado de oveja, Síld, pescado marinado, Rúgbrauð, un tipo de pan, etc.

     El plato estrella, el hákarl, a base de carne curada del tiburón peregrino o tiburón de Groenlandia. La carne de estos tiburones comida sin preparar es tóxica debido a su alto contenido en urea, y para ser ingerido es necesario que pase por un proceso largo de elaboración. Cuando está curada, posee un fuerte olor (incluso para los islandeses acostumbrados) que recuerda al amoníaco.
    Se sirve generalmente cortado en cubitos de color marrón de uno o dos centímetros. Se suele servir con un aguardiente típico denominado Brennivín. Es una comida con siglos de historia, que algunos islandeses siguen consumiendo y que merece la pena probar al menos una vez en la vida. Particularmente, me recordó al Camembert fuerte.

    Hákarl

    Nuestro querido anfitrión, Dani, con el Brennivin.


    Y, la anfitriona, Hrönn. Takk-takk!!



    Cabeza de cordero, pastel de testículos de cordero, grasa de ballena,pescado seco... No faltó de nada.
    Fue realmente espectacular. La mejor noche en Islandia y una de las que jamás olvidaré en mi vida.







     Cantando música islandesa. La noche no pudo ser mejor, comí bien, me divertí una barbaridad y conocí gente muy variada e interesante.





     Las auroras boreales sólo las atisbé. Estas fotos me las pasaron unos ingleses que las habían visto un mes antes.
    Una buena excusa para volver.















    2 comentarios:

    MI MOVILIDAD ESTÁ LLEGANDO A SU FIN

    Últimos días de curso dedicados a preparar la presentación del Portfolio. Y la parte más importante la "Diseminación", ahora toca...