lunes, 29 de enero de 2018

EN BUSCA DE LAS AURORAS BOREALES


JUEVES 25 ENERO 2018

Hoy toca excursión al Círculo Dorado. Toda la carretera deja imágenes como estas:



Estos son los caballos islandeses, más pequeños que los españoles, pero muy resistentes al frío. De hecho, pasan todos los inviernos en el exterior.






El Parque Nacional Thingvellir o Þingvellir (del islandés Þing, «asamblea», y vellir, «explanada») es el “símbolo de la conciencia islandesa”, porque en el año 930, el Alþingi, una de las instituciones parlamentarias más antiguas del mundo, fue fundada aquí. El Alþingi se reunía anualmente, recitaba la ley a todos los congregados y resolvía las disputas. Los criminales también eran castigados en estas asambleas.

 Se encuentra en un valle provocado por una ruptura entre las placas tectónicas norteamericana y euroasiática.

El lago Thingvellir contiene especies de peces que no se encuentra en ninguna otra parte del mundo.





Aquí se aprecia perfectamente una de las grietas de división entre ambas placas tectónicas.



Siguiente parada, Cascadas Doradas o Gullfoss.  Aunque el sol no ayudaba en la foto.
Tengo que decir, que me olvidé la cámara en Almendralejo, y todas las fotos que aparecen en mis entradas están hechas con el móvil.



Y por último, visité el valle geotermal de Haukadalur, donde se pueden encontrar diversas fumarolas y géiseres.
De hecho, la palabra géiser proviene de Geysir, que era el más antiguo y más grande del planeta, llegando a alcanzar los 122 metros de altura.
Lamentablemente, a principios del 2000 dejó de expulsar agua, dicen que debido a todas las cosas que se han echado dentro a lo largo de la historia.


Este  es el Strokkur, otro géiser que arroja aguas cada cinco minutos y que pueden llegar a los veinte metros de altura.



Después de la excursión, Helmut me había invitado a cenar en su casa en el campo: "si aparecen las Auroras Boreales, no hay mejor sitio para verlas".

Pero primero, visita a las piscinas termales con ellos y unos amigos alemanes que les visitaban.
No puedo mostrar fotos de las piscinas porque está prohibido hacer fotos dentro.

Y de allí, directos a la cabaña. Brindamos con vino extremeño, que lamentablemente no llevé yo.



La cena fue excelente.  Para empezar: hrútspungur. Un plato a base de testículos de carnero macerados.

Y luego, ensalada, cuscus y unos solomillos de cordero ásados para chuparse los dedos!!

De postre, tarta de Skyr (el yogurth típico de Islandia) al caramelo.
Creo que será la mejor comida que tome en en este viaje.


Aunque las Auroras Boreales se nos resistieron, fue una noche inolvidable. ¡¡Muchas gracias a mis excelentes anfitriones, Jóhanna y Helmut!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

MOMENTOS MEMORABLES EN ISLANDIA

MOMENTOS MEMORABLES EN ISLANDIA Momentos interesantes ha habido muchos: el baño termal casi diario, las clases, las comidas en ...